Rompope artesanal

La preparación de este delicioso licor inició en Villa del Carbón con la instalación, a mediados del siglo XIX, del primer colegio de madres josefinas en el curato de la Parroquia de la Virgen de la Peña de Francia y tuvo su apogeo a principios del XX. Como parte de la instrucción para señoritas que ahí se educaban, las clases de cocina formaban parte de la enseñanza, y fue en este arte donde las religiosas fueron prolijas en transmitir sus conocimientos. La elaboración de esta bebida de arraigo con el transcurso del tiempo formó parte de la gastronomía familiar para convertirse en una completa tradición. De esta manera, y por herencia, el fabricante adquirió el método artesanal para preparar la crema de rompope el Ranchito, que perfeccionó con la experiencia que sólo otorga el tiempo con práctica y estudio. Esta crema de rompope es un producto artesanal elaborado completamente a mano, con leche entera de vaca y yema fresca de huevo, dos de sus principales ingredientes que determinan la calidad y pureza del auténtico rompope. A partir del almendrado original se han desarrollado diversos sabores para satisfacer el gusto de todos. Pueden disfrutarse solos o en las rocas, mezclarse con otras bebidas o acompañar helados, postres y frutas.

Rosales, J. B. (2018). Villa del Carbón (Primera edición). Consejo Editorial de la Administración Pública Estatal.



150 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo